Tiene que entrarte por los ojos


La digestión empieza con los sentidos


¡Qué engañados hemos estado todos estos años! Quizás tú no seas uno de ellos, pero son muchos los que creen que la digestión empieza en la boca.

Antes de empezar recordemos que el objetivo de la digestión es proveer de energía y nutrientes a todas nuestras células. Una mala digestión puede dar lugar a inflamación y mala absorción de nutrientes por dejar pasar al intestino partículas mal digeridas.

Entonces, si sabemos que en la boca es donde se empieza a triturar la comida ¿por qué no es éste el punto donde se inicia el proceso de la digestión? Muy fácil, porque la saliva que nos va a permitir empezar a digerir los alimentos empieza a aumentar su concentración en el momento en que vemos, olemos y sentimos la comida. Allí es donde realmente empieza la magia.

En la saliva encontramos enzimas como la alfa-amilasa que ayudan a digerir los glúcidos. Cuanta más saliva más capacidad enzimática y por ende mejor digestión.

¡Atención a esto! Si la comida no nos entra por los ojo, la digestión ya va a empezar con mal pie. Cuidar la presentación de los platos que vamos a comer, los colores, las texturas, los aromas… es esencial y mucho más importante de lo que creemos. Tal vez el problema digestivo que tienes últimamente no está en los alimentos del plato que estás comiendo. Puede que no estés cuidando lo suficiente la elaboración, presentación y/o aroma de éste.

¡Para una buena digestión empieza mimando tus sentidos!

Además, el estar mirando la televisión en vez de centrarnos en lo que estamos comiendo afecta a la secreción de los jugos gástricos, los cuales empiezan a producirse desde el minuto en el que vemos el plato, no cuando los nutrientes llegan al estómago. Del mismo modo que sucede con la saliva, si los jugos gástricos no están en la cantidad deseada cuando la comida llega al estómago la digestión puede verse afectada.

Mi consejo es muy simple: mientras estemos en el trabajo, centrémonos en trabajar bien; mientras tengamos una conversación con un amigo, centrémonos en lo que nos está contando; mientras nos limpiemos los dientes, centrémonos en dejarlos limpios y relucientes y mientras cocinemos y comamos, centrémonos en lo que estamos cocinando y comiendo. Si hacemos esto no solamente mejorará nuestra digestión, sino también nuestra nómina, nuestras amistades y nuestra sonrisa.

@alonutri.xa Septiembre, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: